Extraños Eones

Decir que me gusta este libro y el estilo de su autor, Emilio Bueso, sería como admitir que me gusta contemplar un terrible accidente; que disfruto viendo reportajes sobre tragedias e injusticias sociales. No, gustar no es la palabra.

Es más una especie de masoquismo trascendental, la peligrosa vitalidad que aporta un cambio brusco en la frecuencia cardíaca y la curiosidad atávica que llevo en los genes, que me impele a sentir cierta reverencia sobre los mecanismos incomprensibles del cosmos. Emilio Bueso la toca en ese sentido. Sabe maravillar y repugnar a la vez. Sabe estimular lo suficiente para animarte a ver qué se cuece tras la siguiente esquina, del mismo modo que sabe marchitarte después, mostrando la fatalidad con pelos y señales. Con huesos perforados y espiritrompas de polillas antropomorfas.

En Extraños Eones, Bueso se adscribe a la sucia élite de contribuyentes a los Mitos de Chtulhu. Agarra las criadillas de dicha cosmogonía y las hace pasar por su túnel de ensuciado. Hay, en su manera de hacer, algo a medio cocer, se intuye un futuro clásico, que ahora se permite jugar, experimentar y provocar. Por fortuna para todos (él incluido), la suma de las partes, el efecto de sus juegos, es veinte grados más estimulante que la mayoría de resultados literarios asociados al terror de las últimas décadas. Hay voluntad de distanciarse, de entrar en recordos incómodos donde otros no quieren asomarse y de brindar sustento para una nueva manera de concebir los relatos de horror. Guste o no, Bueso muerde fuerte y no parece que vaya a soltar. Basta con seguir sus comentarios en Twitter (@e_bueso) para confirmarlo.

Extraños Eones es la primera obra de Emilio Bueso que leo, aunque hace tiempo que tenía presente su nombre, en especial desde que leí un comentario, en alguna parte, donde le señalaban como digno sucesor de Pilar Pedraza, una de mis autoras preferidas. Bien, no limitaría a Bueso a ser sucesor de nada, pero ese tipo de comentarios y comparaciones reduccionistas tienen un punto práctico: me ayudaron a tenerle presente. Descubro, gracias a wikipedia, que ha escrito cinco novelas desde 2007, amén de multitud de relatos. Algunas de sus obras han sido laureadas y la crítica le señala, cada vez más, como uno de los autores castellano de género de referencia. A mi me ha bastado leer Extraños Eones para estar de acuerdo: Emilio Bueso va a dejar huella y va a dignificar el horror, la ciencia ficción y lo que se proponga.

Extraños-eones-Portada

Un vistazo a Extraños Eones
¿Qué tiene entonces este autor que merece tal atención? Como decía, solo puedo hablarte de Extraños Eones, pero tratándose de su obra más reciente, entiendo que debe resumir gran parte de su talento y sus pretensiones como narrador. El libro ha sido publicado por Valdemar, dentro de su colección Valdemar Insomnia, cosa que nos sitúa de salida en un contexto de narradores de vanguardia. La edición es estupenda, con su tapas en rústica, increíble ilustración de Santiago Caruso en portada y sobrecubierta, guardas repletas de inquietantes jeroglíficos en meroítico y una tripa de aproximadamente 280 páginas, que se leen en un parpadeo.

La historia es caleidoscópica a varios niveles. Por un lado, es un relato coral, en el que ahora acompañamos a un grupo de niños invisibles de El’Arafa, el gran cementerio habitado de El Cairo, ahora seguimos a una pareja española que investiga los legajos heredados de un abuelo suicida y que, en ocasiones, nos lleva a seguir los pasos de algún que otro secundario interesante. Eso, para los que gustamos de la literatura, ya es adoptar riesgos importantes. Y es que en ningún momento puede señalarse a un protagonista principal. Es cierto que el foco recae especialmente sobre un par de ellos, en ciertas partes de la narración, pero en general vamos saltando alegremente (es un decir, lo de Bueso es el cinismo corrosivo) de personaje en personaje, empatizando con ellos y turbándonos ante una trama irracional, el otro nivel del caleidoscopio. Pocas veces he visto un cambio de scope tan brutal entre lo cósmico y lo costumbrista en una narración. En una página estás en un basurero cairota gigantesco y dos páginas más allá en pleno vértice del caos primigenio. Y a Bueso no se le caen los anillos; al contrario, parece sentirse especialmente cómodo describiendo con lengua suelta lo incognoscible, lo amorfo, con una irreverencia que casi resulta incómoda. La grandeza de Lovecraf nació de la profunda represión de su vida cotidiana, mientras que la de Bueso parece nacer de un cabreo sobrenatural.

No me gustaría hablar mucho más de la trama, porque descubrirla es parte del placer de leer Extraños Eones, pero es de justicia comentar que Bueso se ha documentado bien, y que parte del atractivo de su relato proviene de la verosimilitud que aporta a la descripción de El Cairo, sus personajes y sus costumbres. Vamos, que aprendes, que es algo que siempre se agradece, por muy de ficción que sea la obra. Agradezco especialmente el haber descubierto algunos detalles sobre la ancestral cultura sudanesa, ensombrecida por la popular mitología egipcia. El propio Bueso da cuenta de los motivos en el libro.

Solo me queda decir que Extraños Eones es absolutamente recomendable para cualquier amante de la literatura de terror e imprescindible para la legión de seguidores de los Mitos de Cthulhu. Absténganse ultraconservadores con hipersensibilidad ante la blasfemia.

Extraños Eones, en la web de Valdemar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s