El Ritual

Disfruto enormemente con el género de terror en todos sus formatos culturales pero pocas veces me atrevo con libros de este género. Tal vez porque me cuesta disfrutar de la literatura desde ese enfoque tan temático. Simplemente leo libros que llaman mi atención, que me recomiendan o que tienen que ver con mi profesión o un proceso documental. Pero, oye, a veces uno debe dejarse llevar por el hambre, y tenía muchas ganas de pasar páginas junto a un flexo y bajo la manta, estremeciéndome con alguna historia de terror de verdad. Gracias a El Ritual de Adam Nevill lo he conseguido con creces. El libro me ha enganchado hasta un punto que da rabia.

el ritual adam nevill reseña

Veamos, nos encontramos ante una obra de aparente digestión rápida, en la que los personajes, cuatro amigos semi-puretas (o sea, con la edad de un servidor, de los que ya no pueden decir alegremente que son jóvenes) caminan por un paraje agreste de algún punto perdido de Suecia, realmente cerca de la frontera con Noruega. Al parecer ese lugar es el culo de Europa a nivel topográfico, una región casi virgen, de las pocas que todavían deben quedar. Dos de los amigos tienen sobrepeso, una vida acomodada y ganas de desconectar unos días. Los otros dos son más espabilados, al menos físicamente hablando. Uno de ellos es Luke, el prota. Los cuatro han decidido tomarse unos días de vacaciones, dando un idílico paseo por estas regiones tan hermosas, rememorando los viejos tiempos.

Creo que no desvelo mucho comentando que, con tal de acortar un poco el trazado previsto, para aliviar un poco el malestar de los dos amigos menos atléticos, deciden acortar atravesando una estrecha región de bosque. Según el mapa, apenas deberia suponerles unas pocas horas atravesar el atajo y llegar al punto previsto mucho antes de lo previsto. Luke no lo tiene muy claro, pero prefiere no dárselas de líder y aceptar lo que dice la mayoría. Como podrás imaginar, Luke tenía razón: entrar en esa porción de bosque resulta ser la peor idea que han tenido en toda su vida.

Recapitulemos: cuatro amigos con ganas de juerga, unos días de vacaciones, un bosque chungo… podrían parecer los típicos elementos de un film de terror teenager, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad. El Ritual de Adam Nevill se mantiene tremendamente sólido y sugente en todos los sentidos, describiendo el bosque (y lo que van encontrando en él) de una manera consistente y con un dominio dramático y atmosférico que aturde, hasta tal punto que cuando apenas han pasado un par de horas en la espesura ya te pica todo el cuerpo, sientes la humedad en el cuello y las pequeñas heridas del ramaje sobre la piel. Nevill trabaja con enorme talento la gradual desconexión del grupo del mundo exterior y la sensación de impotencia ante unos sucesos que ponen a prueba a los cuatro amigos en todos los sentidos.

No desvelaré los detalles, que en este libro son fundamentales para mantener la tensión, pero no me reprimo a comentar el repelús sobrenatural que va palpándose lentamente, y la conexión con una fuerza oscura, primal y sanguinaria que palpita siempre más allá de los sentidos, pero que va haciendo mella en la estabilidad de Luke y sus colegas. Y es aquí, en la respuesta piscológica de los personajes ante lo que va ocurriendo, donde encontramos el punto fuerte del libro. En realidad, este suele ser el punto diferencial de las grandes obras de terror: no es tanto lo que ocurre, sino la verosimilitud en las reacciones de los protagonistas ante esa realidad límite. Los diálogos entre los cuatro amigos, cada vez más sometidos a la tensión y al desgaste, son impagables. Cualquiera que haya pasado noches en un paraje aislado podrá rememorar esos extraños resortes que pueden accionarse cuando estás lejos de la comodidad y la seguridad más immediatas. Imagina lo que puede llegar a pasar si el peligro se hace evidente de verdad y la necesidad de supervivencia se antepone ante las frágiles fronteras de tolerancia de los cuatro personajes.

Como digo, el libro me ha dado más de lo que esperaba. Casi diría que es uno de los mejores libros de terror que he leído, pero admito que el giro argumental que Nevill reserva pasada la mitad de la historia me dejó aturdido y con la sensacion de que hubiera preferido, como lector, seguir concentrado en la dinámica inicial. Con esto no digo que la segunda parte sea fallida, simplemente que obliga al lector a trasladarse mentalmente a una situación tan inesperada y extrema que cuesta suspender la incredulidad. A mi modo de ver destruye la excelente verosimilitud de la primera parte, en aras de una sorpresa general mayor, buscando una reacción más visceral del lector.

100% recomendable si disfrutas del género de terror. Vale la pena leerlo antes de que (seguro) alguien se atreva a hacer una película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s