El Atlántico grande y valiente de Xoel López

Para empezar todos deberíamos descorchar una botella para celebrar que este gran artista haya abandonado definitivamente el nombre de Deluxe. No le hacía ninguna justicia. Y ya que tenemos abierta la botella, brindemos por el enorme discazo que acaba de publicar, y sobre el que me apetece mucho escribir: Atlántico.

xoel lopez atlantico

La primera vez que escuché algo de xoel-deluxe fue en 2005, con Los Jóvenes Mueren Antes de Tiempo, del disco homónimo. Vi el videoclip y me gustó a la primera el contraste entre su voz aguda, la estructura rock y el planteamiento pseudo-dark de la canción. Mi relación con él habría quedado aquí de no ser por eso de las sincronicidades, ya que unos días después descubrí una reseña sobre aquel disco. Y una frase suya me enganchó: “Este es un disco para minorías”. Xoel vivía un momento clave en su carrera después de varios conflictos importantes con su discográfica, y en Los Jóvenes Mueren Antes de Tiempo había la respuesta a su estado emocional. Un disco en el que se notaba que quería darse la oportunidad de expresarse tal como se sentía, sin pensar en que aquello encajase con lo que se esperaba de él. Conmigo lo consiguió. Incluso reconociendo que sus discos anteriores (que he podido escuchar retrospectivamente) eran buenos, no conecté con sus canciones hasta que comenzó a rendirse a su propio talento, incluso en ese ese momento de aparente derrota.

Después de que hablara a varios amigos sobre Xoel sin que secundaran mis sensaciones de que era un gran artista, va y publica Fin de un Viaje Infinito, un disco que trastocó el panorama del pop-rock independiente. Recuerdo que durante meses no dejaron de sonar sus canciones en radio 3. Todos cayeron (caímos) a los pies de un LP que estremecía de principio a fin, con enormes cortes nacidos para ser himnos, donde el gusano pasaba a ser mariposa. Recuerdo ir a verle en directo a la sala Apolo de Barcelona, presentando el disco apenas unos días después de su publicación. Apenas éramos unas 150 personas, felices de estar allí, pero en actitud algo pasiva. Semanas más tarde Xoel reventaba las salas de todo el país. Cuando volví a verle, casi dos años después, la gente no cabía en Bikini, coreaba y saltaba de emoción cuando él bajaba del escenario y punteaba su guitarra eléctrica en mitad de la marea humana. Xoel había pasado de la promesa pop de Que no, al antihéroe de Cientos de Mentiras, para llegar a ser una estrella del rock con temas como Gigante o No es mi primera vez. En mitad de ese huracán de éxito, por si fuera poco, lanza Reconstrucción, un disco que apuntaba a ser un recopilatorio con versiones de temas anteriores y que acabó siendo un nuevo ejemplo de la grandeza de Xoel, donde las versiones solo eran el hilo conductor de una nueva experiencia repleta de nuevas canciones, algunas realmente sorprendentes, como Mejor, uno de esos temas que pueden ponerte la carne de gallina, literalmente. Toda esta actividad se desarrollaba en paralelo al proyecto Lovely Luna, que Xoel todavía comparte con Félix Arias. Vamos, que el muchacho no solo estaba inspirado, sino que trabajaba.

Tras la efervescencia de Fin de un Viaje Infinito y Reconstrucción Xoel desaparece un tiempo de escena y comienza a viajar, sobretodo hacia el otro lado del Atlántico. Ida y vuelta. Durante sus viajes participa en el proyecto La Caravana de la Música, donde entra en contacto con otros músicos, principalmente sudamericanos. La influencia de esta etapa repleta de viajes, folk sudamericano y desconexión tendrá una influencia decisiva en el trabajo que hoy nos ocupa, su nuevo disco, publicado a mediados de abril.

Atlántico es un disco valiente, eso es lo primero que puedo expresar. Xoel tiene una legión de seguidores “pop-rockeros” que estaban dispuestos a recibir un retoño similar a Fin de un Viaje Infinito. Hubiera sido fácil para cualquier otro artista limitarse a seguir en la línea, al menos durante un par de discos más. Xoel no lo ha hecho, y no creo que sea por ninguna imposibilidad creativa o aburrimiento. Simplemente ha cambiado, se ha desplazado y parece que en ciertos puntos ha sido un viaje sin retorno.

Atlántico es un disco que sorprende, esa sería lo segundo que destacaría de él. Es difícil definirlo, etiquetarlo y enconsertarlo. Es difícil decir expresar lo que te hace sentir. Es una invitación a un viaje que, tal vez, no te esperabas, donde aparecen paisajes que, tal vez de otro modo, nunca hubieras visitado. Arropados por la sensibilidad de Xoel, avanzamos por un territorio inexplorado, donde la mezcla de estilos y una nueva actitud poética imponen sus propias normas.

Atlántico es un disco exigente, con el propio Xoel y con su audiencia. No es fácil, no es pop, aunque Xoel nunca abandone esa capacidad suya de conectar con la gente de manera sencilla. Tampoco es folk, por mucho que sus estructuras principales así lo hagan parecer. Es un disco de raíces, que bebe de ellas y que las establece. Se asoma al tango, al bolero, a la canción de autor y al himno revolucionario. Aparecen algunas pinceladas rock y cortes intimistas y juguetones. Y una extravagancia final, que merece la pena descubrir, sin más.

Por los mismos motivos comentados anteriormente podría imaginar que muchos de sus seguidores se desinflaran un poco. Debo reconocer que hubo un par de momentos en los que creí que Atlántico se adentraba en un terreno demasiado alejado de Deluxe como para que me apeteciera seguir fiel a Xoel. Pero lo cierto es que no abandoné. Algo inexplicable me seguía animando a nuevas escuchas, hasta que el estoque entró directo al corazón, casi de golpe, en algún momento de conexión. Ahora puedo reconocer que Atlántico es una obra mayor. No se queda en la anécdota del viaje, ni en la rareza de un disco escapista. Es un paso adelante fundamental, un pilar clave para un artista que ha roto sus propios límites y que parece capaz de hacer cualquier cosa guiado por su pasión y su talento. Queda por ver cómo se traduce esta aventura en una sala de conciertos, donde Xoel también se encontrará, sin duda, con un gran reto para su océano valiente.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Dalicia Pekeñiker dice:

    Coincido con todo lo que comentas, para mi es alguien tan especial que hasta utilicé una de sus canciones para mi marcha nupcial!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s