Chateau d’Yquem, néctar divino

Adoro el mundo del vino, en todas sus facetas. Me relaja el ritual de salir a buscar una botella especial, dejarme cautivar por lo que me propone la bodega, descorcharlo, vaciarlo en una de esas copas decentes que tengo por casa, y degustarlo con todos los sentidos. Pese a ello, hace mucho que no disfrutaba de una cata como dios manda y de un vino, digamos, poco económico. Y como viene siendo habitual en mi vida, de repente paso de un extremo a otro, y unos amigos me proponen una locura: degustar un Chateau d’Yquem, uno de los mejores vinos del mundo.

chateu d yquem cata

La cosa fue como suena: Jose,¿ te apuntas? Era una ocasión única de probar una botella que difícilmente se encuentra por menos de 300 €. Y la fortuna era que habían 7 personas más dispuestas a compartir la experiencia, cosa que permitía que el precio de dos botellas, a repartir, fuera medianamente asequible. Evidentemente, el néctar debía repartirse del mismo modo, así que a cada uno nos tocaban dos copas “escasillas” del líquido elemento. Y no es cuestión de quejarse.

Al tratarse de un vino de botritis, dulce y generoso, los organizadores de la cata consideraron interesante dejarlo como punto y final de una cata de tres vinos. Comenzamos con un intesante Ekam, de Castell d’Encús, un blanco de la DO Costers del Segre, con corazón Riesling aderezado con algo de Albariño. El viaje que nos presenta nos lleva desde la fruta verde, con notas exóticas cítricas, que se instala lentamente en un aroma cremoso, pero con cierta mineralidad de fondo, tan característica de su DO. La mayoría de los participantes en la cata coinciden en lo largo que resulta en boca.

Seguimos con un Ètim, de la DO Monsant, que nos alegra los sentidos con la intensidad de una buena garnacha de viñas viejas, uno de esos tintos de tradición catalana que siempre me hace pensar en lo que se pierden todos aquellos que se quedan estancados en los Rioja.

Y, finalmente, llegamos a nuestras dos botellas de Chateau d’Yquem, añada 1997. Salva y David, como buenos anfitriones, habían decantado una de la botellas, horas antes, por lo que íbamos a poder disfrutar, no solo de uno los grandes crús del mundo, sino en dos condiciones diferentes, que nos velarían dos experiencias igualmente diferenciadas.
Después de que Jordi rompiera una de las copas, por suerte sin consecuencias, Joan nos ilustró con la historia del Chateau y las vicisitudes del proceso de elaboración, más algunas anécdotas. Algunos artículos que circulan por la red resumen esos interesantes aspectos.

chateu d yquem cata

Había llegado el momento de probar un vino laureado por figuras como Tomas Jefferson, Jules Verne, Alejando Dumas o Napoleón. Un vino del que, de cada viña solo se exprime una copa, que se recoge uva a uva, durante varias pasadas. Un vino del que se desechan añadas enteras por considerarlas indignas, que se destinan a otro vino blanco seco, llamado “Y”, que también se considera un vino excepcional y que puede costar unos 70 euros la botella. Según Salva, “el mejor vino del mundo en cuanto a su calidad”

Comenzamos probando el vino de la botella recién abierta. Anotar la experiencia de la manera tradicional (vista, nariz, boca) me parece reduccionista, en este caso. Por eso me remito a la tradición: este vino es oro líquido. Disfrutamos de la miel, la fruta pasificada, las especias, los frutos secos y un aroma almizclado que le hacía parecer de otro mundo. En la botella recién abierta se expresaba más la miel y los frutos secos, mientras que en la botella oxigenada, la fragancia era un éxtasis oriental, mezcla de almizcle, especies y flores. En ambos casos, suntuoso, sensual, profundo en matices, y a la vez expresivo en su acidez, fue sin duda la mejor experiencia de cata que he tenido el placer de disfrutar. Puedo comprender que tuvieran que inventar una categoría propia (Grand Cru Superior) para este vino.

Lo pasé realmente bien en esta cata, repleta de grandes vinos; aunque nada de esto hubiera sido posible sin la iniciativa de los anfitriones y la buena compañía de los presentes. Gracias a todos por invitarme a compartirlo.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pingback: Yquem | TagHall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s