Clásicos eróticos: Guido Crepax

Según la investigación llevada a cabo tras haber tenido entre las manos cierta obra de este autor, me entero de que según todos los datos fue el padre del cómic para adultos en los años 70 y 80. Y es que mientras Manara hacia sus pinitos, Crepax ya había publicado a su personaje más famoso, Valentina, un personaje secundario  al que empezó a cargar de erotismo, que aparecía en la revista Linus allá por el 1963 (fijáos, casi diez años antes de que Manara o Altuna comenzasen a publicar)


El estilo de Crepax (fallecido en 2003) está repleto de cinematografía. Utiliza recursos narrativos muy propios del séptimo arte, incluyendo recurrentes “flashbacks” a sus historias. Su estilo de dibujo es muy de cine negro, y siempre está presente ese aire onírico en las ilustraciones.. Es muy distinto a Manara o Altuna en cuanto a su forma de dibujar, nada que ver una cosa con otra, y su erotismo es un tanto más radical. La trayectoria de estos tres autores demuestra que son unos auténticos clásicos: los tres coinciden en evitar eso de lo que pecan muchas obras para adultos, que es precisamente posturas grotescas y detalles exageradamente definidos (que, sinceramente, no a muchos nos interesa ver dibujado). He llegado a leer en diversas críticas que estaba influenciado por relatos de HP Lovecraft… Juzgad vosotros mismos. Casi todos sus personajes femeninos tienen marcadas ensoñaciones sadomasoquistas (como la propia Valentina) y el aspecto de todas las féminas es del mismo estilo iconoclasta. Así que imbuido por los relatos y justo en el momento en que se descubrían las obras del Marques de Sade, Crepax daba rienda suelta a su inspiración y desplegaba sus fantasías en ilustraciones barrocas y fetichistas poniendo como protagonista el cuerpo femenino.


Guido Crepax es otro autor italiano nacido en Milan en 1933, y también estudió arquitectura en Italia durante sus primeros años, dónde comenzó realizando ilustraciones para cubiertas de libros y discos de jazz, además de anuncios publicitarios. Obtiene un premio Palma de Oro realizando ilustraciones para la industria petrolífera Shell, para después colaborar en una revista de divulgación médica para la que realizaba ilustraciones. El inicio de su carrera comiquiera llega en 1963 con el personaje Neutrón, para después convertir a Valentina, personaje completamente secundario, en uno de los más famosos. Valentina vio la luz en España de la mano de la revista Tótem, en 1977. Posteriormente creó nuevas heroínas para sus historietas: Belinda (1983), Anita (1972), Bianca (1998),  además de su musa Valentina. Ha realizado obras de ciencia ficción (L’astronave pirata (1963)), políticas (La caída de Mac Similiano XXXVI) o de temática más existencial (U).

Ha hecho adaptaciones de relatos de Edgar Allan Poe, pero igual que por su personaje Valentina, destacó por su adaptación de novelas eróticas como Emmanuelle (1978), Justine (1979) y su obra más destacada, Historia de O (1975). Hago especial énfasis en Historia de O porque fue lo primero que leí de Crepax y me marcó para toda la vida (solo tenéis que leer un par de párrafos más arriba para saber porqué). Su última obra, publicada un año antes de su muerte, fue la adaptación de la novela Frankestein.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. pepitodelomo dice:

    He tenido varias veces algún tomo recopilatorio de Valentina en mis manos, y siempre me ha faltado ese último empujón para comprarlo. Ahora ya no tengo excusa. 🙂

    Gracias por el artículo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s